Home > Destinos > Islas del Caribe > Cuba > La Habana

La Habana, Cuba

La Habana es la capital, la mayor ciudad y el principal puerto de Cuba. Con alrededor de 2,1 millones de habitantes, es el hogar de uno de cada cinco cubanos. Parcialmente detenida en el tiempo con sus escasos rascacielos y sus famosos coches americanos de los años 1940 y 1950, La Habana revela muchos de los efectos del embargo de más de medio siglo en el país. Aunque parezca un poco contradictorio con la forma de gobierno observada en el país durante las últimas décadas, La Habana no es una ciudad homogénea, a pesar de que sus contrastes sean claramente menos visibles que los observados en otras ciudades de tamaño comparable, principalmente en América Latina.

El distrito central, o la Habana Vieja, es la mejor introducción a esta ciudad. Sus calles, casonas coloniales y jardines interiores arbolados siguen sobreviviendo a la presión del tiempo, y aunque constituyen un agradable paseo, son testimonio de la falta de desarrollo urbano de la ciudad. Aunque algunos edificios hayan sido completamente restaurados después de que La Habana fuera nombrada Patrimonio de la Humanidad, la gran mayoría de las construcciones tiene un aire de abandono y requiere mantenimiento. A pesar de eso, caminar por las calles permite al visitante entrar en contacto con la gente local y con un mundo que ya no existe en otro lugar, por lo que no se debe dejar de lado una exploración por la zona.

Capitolio Nacional
Capitolio Nacional

Entre los principales puntos de interés de la Habana Vieja, se destaca un conjunto de plazas que incluye la Plaza de Armas, la Plaza de la Catedral y la Plaza Vieja, cada una a sólo unas pocas cuadras de la otra. Situado en frente a la Plaza de Armas, frente a la bahía de La Habana, el Castillo de la Real Fuerza es una de las fortalezas más antiguas de las Américas y ahora alberga un hermoso museo marítimo. Saliendo de la Plaza de Armas de espaldas a la bahía, por la calle Obispo, se llega al Parque Central, donde está el Capitolio Nacional, construido en 1929, casi como una réplica del estadounidense, ubicado en Washington, DC. Sólo una cuadra al norte del Parque Central se encuentra el Museo Nacional de Bellas Artes, con la mayor colección de arte en el país. Dos manzanas más allá está el principal museo del país, el Museo de la Revolución, construido con el propósito, sin lugar a dudas propagandista, de resaltar la imagen de los principales responsables de la revolución que llevó a Fidel Castro al mando de la isla en 1959.

Plaza Vieja
Plaza Vieja

El área inmediatamente al oeste de la ciudad vieja es de poco interés para la mayoría de los visitantes, excepto para los que tienen una especial fascinación con "La Habana real". La posible excepción a esta regla es la Avenida Costanera, conocida como el Malecón, que comienza a recuperar su antigua popularidad y atrae a una pequeña pero ecléctica multitud en búsqueda de relajación y buena música cada fin de tarde. Siguiendo unos 2km por el Malecón desde el final de La Habana Vieja, llegamos al Hotel Nacional de Cuba, un edificio emblemático, que señala la llegada a la zona del Vedado, un barrio sin muchos atractivos en sí mismo, sino que simplemente una región agradable y que es el hogar de varios hoteles y restaurantes.

La Habana - Havana
La Habana - Havana

Continuando otros 2km a 3km al sur del Vedado (dependiendo de en qué parte del barrio esté) se llega a la Plaza de la Revolución, sede de los principales desfiles y celebraciones del país, así como de los legendarios discursos del ex presidente Fidel Castro. Los principales lugares de interés de esta plaza son el monumento a José Martí, el padre de la nación cubana, y las imágenes de Ernesto "Che" Guevara y Camilo Cienfuegos, revolucionarios, que adornan dos edificios gubernamentales.

Plaza de la Revolución
Plaza de la Revolución

Siguiendo hacia el oeste y cruzando el río Almendares se llega al barrio de Miramar. Una de las últimas áreas de la ciudad construidas antes de la revolución, era aquí donde se concentraba la mayor parte de la riqueza de la ciudad. Hoy en día la zona presenta una atmósfera diferente al resto de la ciudad, con la mayoría de las calles arboladas y con edificios mejor conservados.

Un buen panorama para culminar su estancia en La Habana podría ser asistir a la ceremonia del Cañonazo en la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña. Esta ceremonia, repetida todos los días, ilustra una antigua tradición de la época colonial, cuando, por razones de seguridad, un cañonazo disparado desde la fortaleza marcaba la apertura las puertas de la ciudad a las 4:30 de la mañana y el cierre de la misma a las 9:00 de la noche. Afortunadamente para los vecinos, en la actualidad la ceremonia sólo tiene lugar por la noche. Aprovechando la visita, se puede conocer la que era la tercera mayor fortificación española en el Nuevo Mundo.

Cañonazo
Cañonazo

Después de pasar unos días recorriendo la capital cubana, se puede seguir 180km al oeste hacia la provincia de Pinar del Río, capital del tabaco, donde se encuentra el hermoso Valle de Viñales. Para una experiencia completamente no cubana, pero de diversión garantizada, siga hacia Varadero, 150km al este. Las ciudades de Santa Clara, fuertemente ligada a la figura del Che Guevara, y Trinidad, una joya de la época colonial, también son puntos de gran interés en la parte occidental de la isla de Cuba.

Bienvenido a LATAM Explorer

 

Lectura Sugerida

Cuba

 



Booking.com

 

Galería de Imágenes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *