Home > Destinos > Perú > Machu Picchu

Machu Picchu, Perú

Un lugar capaz de causar las más diversas emociones en los que lo observan por primera vez y, con toda razón, recientemente nombrado una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo: se trata de Machu Picchu, una ciudad inca del siglo XV construida sobre la ladera de una montaña a más de 2.400 metros sobre el nivel del mar, en la transición entre el altiplano peruano y la selva amazónica, y rodeada por el valle del Río Urubamba.

Machu Picchu, Peru
Machu Picchu, Peru

Hay poco consenso sobre exactamente cuando fue construida la ciudad y para que se utilizó. Sin embargo, se cree que Machu Picchu fue planeada como una de las residencias del Inca Pachacútec, el noveno Inca, alrededor del año 1450. Se cree que, debido a su ubicación, también podría haber sido utilizada como centro ceremonial y turístico para la élite Inca, aunque se estima que su población nunca superó los mil habitantes. Machu Picchu habría comenzado a perder prestigio después de la muerte de Pachacútec, que tuvo lugar en 1470, y habría sido abandonada por completo como consecuencia de la guerra civil Inca (1531-1532) y, sobre todo, de la llegada de los conquistadores españoles, a partir de 1533.

Machu Picchu, Peru
Machu Picchu, Peru

El título de "ciudad perdida" generalmente atribuido a Machu Picchu también es muy debatido, ya que hay evidencia de que los españoles eran conscientes de su existencia, a pesar de que no se puede probar si, efectivamente, hayan estado allí en algún momento. Probablemente, Machu Picchu ha sido siempre conocida por muchos de los habitantes locales, aunque sólo en el año 1865 ha vuelto a llamar la atención extranjera, atrayendo al naturalista italiano Antonio Raimondi, y dos años más tarde, al empresario alemán Augusto Berns, quien había fundado una compañía para explorar la región y vender el material recolectado para coleccionistas.

Machu Picchu, Peru
Machu Picchu, Peru

Sin embargo, la atención internacional sólo cayó definitivamente sobre Machu Picchu en 1913, cuando la revista National Geographic publicó un artículo sobre el "descubrimiento" del lugar por el profesor Hiram Bingham de la Universidad de Yale en los Estados Unidos. Bingham dirigió los primeros esfuerzos de excavación en la zona (llevando consigo gran parte del material excavado a Yale) y permitió el resurgimiento de Machu Picchu en medio de la densa vegetación que la cubría. Más recientemente, en 1983, el parque alrededor de la ciudad Inca fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, permitiendo mayores esfuerzos de conservación.

Actualmente se puede llegar a las ruinas utilizando varios medios, recordando que, intencionalmente, a fin de controlar el flujo de visitantes, todavía no hay una carretera abierta al público que llegue al sitio. La puerta de entrada a Machu Picchu es el pueblo de Aguas Calientes, que se encuentra cuesta abajo de las ruinas incas, en las orillas del Río Urubamba. La principal ciudad de la región es, sin duda, la antigua capital del Imperio Inca: Cusco. Allí llegan vuelos y autobuses desde todas partes del Perú, así como de algunos países vecinos. Desde Cusco se puede tomar un tren a la estación de Aguas Calientes o un autobús a Ollantaytambo, en el Valle Sagrado de los Incas. Una vez en Ollantaytambo, podemos continuar el viaje en tren hacia Aguas Calientes, o seguir el sendero más popular de América Latina, y uno de los más famosos en el mundo: el Camino Inca. Este recorrido de cuatro días solo puede ser recorrido en compañía de un guía y sólo se emiten 500 permisos para cada día del año (hay que tener en cuenta que la reserva debe hacerse con meses de anticipación). Otro sendero tan hermoso, pero no tan popular, como el Camino Inca, y sin límites de número de visitantes, es el Camino del Salkantay, generalmente recorrido en cinco días. Este camino requiere una mejor condición física que el Camino Inca y termina en la Hidroeléctrica, desde donde se llega a Aguas Calientes después de una caminata de 2,5h por la vía del ferrocarril. Una de las opciones más baratas es simplemente llegar en autobús a la hidroeléctrica y luego caminar hasta Aguas Calientes.

Machu Picchu, Peru
Machu Picchu, Peru

Aguas Calientes es un pueblo pequeño, a menudo llamado erróneamente de pueblo de Machu Picchu, que sirve exclusivamente como base turística de las ruinas incas. Desde allí se puede tomar un bus para subir a la entrada del parque arqueológico ($ 12 cada tramo, 20 minutos) o simplemente subir el cerro a pie (gratis, 1 a 2 horas). Actualmente existe un límite de 2.500 visitantes por día que pueden ser admitidos, por lo que es muy recomendable adquirir su entrada con antelación. Si no tiene un guía, es una buena idea buscar uno en la entrada del parque o al menos comprar un buen libro para acompañarlo en la visita (una pequeña y valiosa inversión teniendo en cuenta el esfuerzo realizado para llegar aquí). Para aquellos que todavía tengan aliento y que deseen obtener una vista inolvidable de Machu Picchu y la región que la rodea, es muy recomendable subir el Huayna Picchu (el cerro que aparece detrás de Machu Picchu en todas las fotos de postal). La subida no es particularmente difícil, pero requiere de cuidado subiendo (y bajando) por las escaleras. El acceso al Huayna Picchu requiere un boleto adicional y está limitado a 400 personas por día (dividido en dos turnos, siempre por la mañana).

Machu Picchu, Peru
Machu Picchu, Peru

Al concluir la visita, la mayoría de los visitantes regresa a Cusco. Durante su visita, asegúrese de explorar la antigua capital Inca, así como algunas de las atracciones del Valle Sagrado como Moray y Ollantaytambo. Al final, se puede volar directamente a otro destino nacional, como la capital Lima, tomar un tren a la ciudad de Puno, a orillas del Lago Titicaca, o un autobús a destinos como la segunda ciudad más grande del Perú: Arequipa.

Bienvenido a LATAM Explorer

 

Lectura Sugerida

Peru

 



Booking.com

 

Galería de Imágenes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *